Oasis, Salуn en una citacion enamorando chicas

Oasis, Salуn en una citacion enamorando chicasContenido disponible Texto GEA 2000 | Ultima actualizacion realizada el 24/03/2011 En 1917, don Ricardo quemado Martнnez, procedente sobre Novillas , llegaba a la urbe sobre Zaragoza Con El Fin De instalar un insуlito negocio que tendrнa bastante que ver con la alegrнa noctбmbula. Serнa el primer cabaret zaragozano […]

Oasis, Salуn en una citacion enamorando chicas

Contenido disponible Texto GEA 2000 | Ultima actualizacion realizada el 24/03/2011

En 1917, don Ricardo quemado Martнnez, procedente sobre Novillas , llegaba a la urbe sobre Zaragoza Con El Fin De instalar un insуlito negocio que tendrнa bastante que ver con la alegrнa noctбmbula. Serнa el primer cabaret zaragozano y habrнa sobre ubicarse en la calle de el pater Boggiero. Bautizу su vivienda con el pomposo sustantivo de Real Concert que sonaba an excesivamente francйs. Era un espacioso local, muy belle йpoque, con sus paredes frontales orladas de espejos, donde las pнcaros clientes podнan ver de reojo las naipes de el otro, o la pecadora pantorrilla que se ocultaba pobre la saya sobre campбnula sobre la cupletista de rigor, o las nalgas de las tanguistas. En lo alto estaban los palcos, con bombillitas rojas, donde la sonoridad sobre las suspiros y besos era amortiguada por el fragor sobre los caсonazos de corcho de estas botellas de champaсa sobre importaciуn francesa. Debajo estaba la genial via donde actuaban las por lo tanto llamadas «videtes», la totalidad de un poco imitadoras de la Fornarina desplazandolo hacia el pelo la Chelito, en donde tambiйn circulaba el baile–taxi, a la peseta el camino. Eran los tiempos sobre Antonia «la Cachavera».

No obstante un dнa ocurriу en aquella carretera un drama de celos y no ha transpirado sangre que convulsionarнa a la urbe. A Conchita Granados, una actor bastante deseada por su belleza y no ha transpirado que se habнa hecho famosa cantando el tango Llora, llora, corazуn, la matу un enamorado despechado, con una pistola de el calibre 6,35. Aquello avergonzу a la Zaragoza puritana, pero despertу una singular curiosidad dentro de las noctбmbulos sobre Espaсa, que acudieron prestos a la cita cabaretera de Zaragoza a verificar si las sacerdotisas de aquel santuario pagano, eran tan bellas igual que Con El Fin De merecer el tiro sobre las aficionados.

Corren las aсos treinta y don Ricardo deja el empresa en manos de su vi?stago Celestino. Estamos inmersos en la II Repъblica y igual que lo de «real» huele a monбrquico, no queda mбs remedio que sustituirlo. Se estб mucho tiempo buscбndole apelativo asi­ como nunca se encuentra Incluso el aсo 1942. an igual fin se convoca un concurso. Y no ha transpirado seri­a don Pablo Cistuй sobre Castro, barуn de La Menglana, crнtico de teatro sobre Heraldo de Aragуn , quien lo «bautiza» Con El Fin De la posteridad como Salуn Oasis.

Desplazandolo hacia el pelo asн se convirtiу en «el palacio de estas variedades», siendo autйntica escuela sobre estrellas. Por allн pasaron igual que neуfitos Miguel de Molina, Maruja Tomбs, Carmen Amaya, acompaсada a la guitarra por su padre, que por entonces cobraban la friolera sobre setenta y no ha transpirado cinco pesetas diarias, y no ha transpirado la chiquilla emplazamiento Estrellita Castro, a quien su origen sуlo daba de cenar bocadillos de sardinas asi­ como que se negу a prorrogar pacto porque una bailarina fumaba unos enormes puros contiguo a su camerino. Y no ha transpirado allн, tambiйn, debutaron unos chavalillos sevillanos llamados Rosario y no ha transpirado Antonio.

El desfile de matriculadas en la escuela, seri­a incesante. Un dнa debuta una zaragozana, procedente de la estirpe de lecheros de el barrio de estas Delicias, emplazamiento Carmen de Lirio. Asi­ Como Truddy Bora. Y Antonio Amaya. Desplazandolo Hacia El Pelo Marisol Reyes. Y Lolita Rivero asi­ como Finita Rufet, dos estrellas con etiqueta sobre la casa, que dieron la giro a Espaсa con aquel imborrable observado y no ha transpirado oнdo, que Celestino tostado dio a descubrir con increнble йxito taquillero.

Margarita Sбnchez fue la Reina Margarita sobre la avenida de Boggiero. S.M. La Sбnchez. Sus actuaciones en el Oasis fueron un fenуmeno popular desprovisto precedentes. Llegу para diez dнas, con un sueldo sobre doscientas pesetas, y estuvo seis meses cobrando lo que quiso. Llenaba el local en tres funciones diarias, con las zambras del pedagogo Quiroga, o con aquella indeleble estampa de Agustina sobre Aragуn, musicada por los maestros Rovira y Luis Garcнa, «el pianista del Oasis».

Imperdonable serнa despreciar a «la abuela de el Oasis», Pilar, la de el dъo «Susepet y no ha transpirado Pilar », que segъn confesiуn propia, sуlo la sacarнan sobre allн trayecto del cementerio.

Desplazandolo hacia el pelo aquн podrнa concluir parte de la interminable biografia de el Oasis. Desde las lujuriosas medias sobre abalorios sobre «La Cachavera» hasta las mнnimos bikinis de Mary de Lis, esto sуlo seri­a un reflejo alegre de lo que Oasis seri­a desplazandolo hacia el pelo fue. Su disgusto gran lo dio una pistola de el calibre bien anotado. Aunque aъn existiу otro, que muchos Jami?s podrбn despreciar. El que patron, artistas, autores y camareros se llevaron al estar el salуn clausurado por muchos dнas, por «culpa» sobre la estampa o cuadro folclorista del prohibidнsimo Lorca, de Fermнn Otнn y sobre Miguel Бngel Brunet, sobre la que se denunciу que hacнa la apologнa sobre Lorca asi­ como en el que salнa Antoсito «El Camborio» prendido, codo con codo, por su pareja.

El Oasis es regentado por Enrique Vбzquez, sobrino de Celestino bronceado, desde el aсo 1970. A partir de por lo tanto ofreciу su sala de teatro asi­ como proyecciуn de pelнculas. En 1981 lo convierte en un club sobre jazz y no ha transpirado al poco tiempo en un tablao flamenco. Ante la progresiva decadencia, Enrique Vбzquez reorienta el local. Detras de cerrar durante diez meses, lo reabre el 21 de septiembre sobre 1995, iniciando su nuevo enfoque al compбs de la fanfarria Garbosa. La sala se transforma en la via de bailoteo con su adecuado pastilla, entretanto que el decorado se mantiene para hipoteticos actos, pudiйndose ver las tramoyas. En el viejo bar se mantiene el espнritu de la йpoca por su decoraciуn y por las importantes fotografнas que lo decoran.

Sin embargo en 1996 se reorienta el comercio dirigido Hoy hacia el pъblico mбs mozo, convirtiйndose en discoteca, asi­ como en la sala sobre referencia para conciertos de enormes grupos pop/rock nacionales e internacionales, manteniendo en buena mesura con su decoraciуn el gustillo del arcaico salуn sobre cabarй.